2020Los beneficios de hacer deporte para la salud mental

Junio 9, 20200
20200609163022-articulo-deporte-saludmental-635x300

Diversos estudios y análisis han confirmado que practicar alguna disciplina ayuda a nivel cognitivo y cerebral.

Por lo general, la práctica del deporte siempre se asocia a la parte física de una persona. Una relación obvia, pues los efectos más importantes e inmediatos se relacionan a este ámbito. Sin embargo, también se ha comprobado que practicar alguna disciplina tiene grandes beneficios a nivel psicológico, mental y cognitivo, ayudando incluso a retrasar enfermedades o bien permitiendo mejorar algunas patologías.

En principio, quienes practican deporte suelen tener más energía, manejan mejor el estrés, potencian su concentración y motivación, duermen bien y tienen una vida social más activa, además, se enojan y frustran menos. La explicación de esto es que durante y después de la práctica deportiva, el cuerpo libera endorfinas –conocidas como “las hormonas de la felicidad”–, que son las responsables de esta sensación de bienestar.

El profesor Vincent Walsh, del Instituto de Neurociencia Cognitiva de la University College de Londres, realizó un estudio, a través de distintas pruebas, que demostró que el cerebro de una persona que practica deporte tiene la posibilidad de reaccionar un 10% más rápido en situaciones de estrés y presión, en comparación a alguien que no practica ninguna disciplina. Además, este mismo trabajo indicó que los deportistas superan un 20% en cuanto a la precisión de la memoria a los “no deportistas”.

“Hoy es reconocido el aporte que realiza la actividad física y deporte en el mantenimiento de la salud, prevención de enfermedades y en el tratamiento o control de estas últimas. Por esta razón es importante conocer el tipo de actividad física o deporte que está indicado para cada enfermedad, el cual debe ser controlado o supervisado por un especialista para no correr riesgos o tener efectos perjudiciales sobre la salud”, señaló Yazmina Pleticosic Ramírez, académica de Pedagogía en Educación Física de la Universidad San Sebastián.

Tania Etchepare, psiquiatra y profesora del Diplomado en Salud mental del niño y adolescente de la Ucsc, señaló que “es muy positivo practicar deporte, existen estudios que avalan los efectos de la actividad física en el desarrollo cognitivo y psicológico. Está demostrado que el ejercicio de forma regular se asocia a aumento significativo de autoestima, sensación de auto eficacia, reduce la ansiedad transformándose en un aliado esencial en el diseño de las estrategias en salud mental para población de todas las edades”.

Además, agregó que “respecto a los procesos cognitivos a mayor actividad aeróbica menor es la degeneración neuronal. En adultos mayores las habilidades cognitivas son mejores en personas que realizan actividad física y en niños la práctica de algún deporte regular mejora la atención, control inhibitorio y memoria de trabajo”.

Franco Suchetti, psicólogo deportivo, comentó a Cetep.cl que “el deporte y la actividad física funcionan como antidepresivo, debido a que producen cambios globales en la fisiología y biología del ser humano, aumentando la sensación de placer, la calidad de vida, el humor y la capacidad de modular el estrés, entre otros. Estos cambios se desarrollan a través de una práctica de forma sistemática y vinculada al grado de motivación de la persona”.

Tal como planteaba Yazmina Pleticosic, es importante tener claro qué disciplina es más conveniente practicar. “En el caso de las enfermedades cardiovasculares, sus dos principales componentes son la cardiopatía isquémica y la enfermedad cerebrovascular. Posterior a una rehabilitación, se recomienda realizar esfuerzos de intensidad suave a moderada en actividades como caminar, trote, andar en bicicleta, remo, circuitos de estiramientos, estabilidad de tronco, ejercicios posturales y fuerza muscular adaptada”, señaló.

Al respecto, agregó que “para quienes padecen diabetes, se recomiendan ejercicios aeróbicos y acondicionamiento musculo-esquelético de intensidad leve a moderada, en modalidades como caminata, trote, natación, tenis, deportes en equipo y ejercicios de fuerza dinámica que involucren grandes grupos musculares. En el caso de quienes sufren de hipertensión arterial, se recomienda ejercicios aérobicos de intensidad leve a moderada, donde participen los grandes grupos musculares como caminar, trotar, bailar o andar en bicicleta. Son desaconsejados los trabajos de fuerza isométrica y ejercicios aeróbicos que sobrepasen el 75% de intensidad”.

Horacio Herrera, coordinador del área musculoesquelética de Kinesiología en la Universidad del Desarrollo, comentó que “cuando se practica alguna actividad física, las personas se sienten con un mejor estado de ánimo y con más energía, ya que el cuerpo libera endorfinas. El cerebro, además, funciona mejor debido al aumento en la circulación sanguínea en todo el organismo. Y, finalmente, el ejercicio influye de manera positiva en el proceso de aprendizaje, en los niveles de ansiedad y en la atención, además de resguardarnos contra el estrés y el envejecimiento físico y mental”.

Al respecto, agregó que “la actividad deportiva regular tiene muchos beneficios para nuestro cerebro y bienestar. Dentro de los beneficios, podemos encontrar una mejora de la función cognitiva y sensorial del cerebro, reducción de los síntomas de depresión y ansiedad, analgesia o aumento del umbral del dolor y menor degeneración neuronal”.

Más beneficios

Para toda persona, la edad es un factor clave en los casos de deterioro cognitivo, así como para el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas. La ciencia ha confirmado que la actividad física, especialmente si se realiza en la juventud y adultez, consigue aumentar las sustancias químicas del cerebro que previenen la degeneración de las neuronas del hipocampo, área afectada en las demencias.

Los ejercicios aeróbicos como pasear, nadar o pedalear de forma regular y constante, son las actividades físicas más asociadas a un mejor funcionamiento mental. En el caso del Alzheimer, se puede prevenir o retrasar su aparición con el ejercicio físico, el cual también ayuda a evitar su progresión. El resultado es una mayor salud física, mental y cognitiva, especialmente importantes para personas con un padecimiento crónico.

Otros estudios han concluido que la práctica de ejercicio regular aumenta la esperanza de vida y disminuye la aparición o padecimiento de enfermedades propias de una etapa avanzada en edad, dado el efecto protector cardiovascular.

Fuente www.diarioconcepción.cl

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CASA DEL DEPORTE

Sitio Oficial de la Ciudad del Deporte Viña del Mar, acá podrás encontrar toda la información referente a las actividades deportivas que se realizan en Viña del Mar

SUSCRIBETE AHORA

Suscribete y mantente actualizado con todas las actividades deportivas y recreativas que la Ciudad del Deporte tiene para tí.